Blogue de Gracia e de Anxo, blogue de pingas e de icebergs, do que nos preocupa ou nos chama a atención, de biblioteca e de aula.

23/04/14

Lana del Rey - Tropico

Curta épica baseada na historia do pecado e a redención. Comeza no Xardín do Edén e viaxa a través do tempo ata o moderno Os Angeles. As imaxes inclúen a actores que personifican a Xesús, Elvis Presley, Marylin Monrore, John Wayne... 



Vía

Día do Libro #engalegoleo


Caderno da Crítica

22/04/14

Lobos

Moda Galega Reloaded

Fíxome ilusión achegarme a esta nova entrega poética de María Reimóndez que publica Edicións Positivas: unha revisitación daquel Moda Galega de hai doce anos. Pero o que non sabía era a gratísima sorpresa que me agardaba na páxina 50: a autora recolle as palabras que da lectura deste libro fixo a alumna silledense Lucía Domínguez Mato no meu blogue d'As estelas dos Ronseis.A autora explica que incluír textos deste tipo é unha homenaxe ás persoas que o acompañan e o len. E eu estou, dende logo, encantada!
O libro volve ser unha crítica ao contexto sociopolítico en que nos movemos. Topamos ese berro necesario contra un capitalismo que nos está destrozando baixo a prisma dun patriarcado que non damos tirado do lombo. A cirurxía estética está presente no libro como o está na sociedade, como unha forma de maltrato das mulleres. Un maltrato real, non inventado, que xorde en forma poética como denuncia da esperpéntica realidade que semella non conmovernos senón a topamos escrita. 
Un poemario que aposta porque as mulleres, nós, repensemos a nosa identidade.

Poñer a felicidade
na beleza estándar do corpo
é apostar sempre
a cabalo perdedor.
Pois o tempo pasa
e non se detén
no seu único camiño
cara á putrefacción.






Shadi Ghadirian

Fotografías que son un espazo de reflexión sobre a situación da muller de Shadi Ghadirian (1974), fotógrafa iraniana que encaixa elementos modernos da cultura contemporánea nos retratos para provocar un pensamento: pasado versus modernidade das mulleres do seu país.


#1 Qajar. Shadi Ghadirian
#1 Qajar. Shadi Ghadirian
#2 Qajar. Shadi Ghadirian
#2 Qajar. Shadi Ghadirian
#4 Qajar. Shadi Ghadirian
#4 Qajar. Shadi Ghadirian
#9 Qajar. Shadi Ghadirian
#9 Qajar. Shadi Ghadirian
#10 Qajar. Shadi Ghadirian
#10 Qajar. Shadi Ghadirian
#12 Qajar. Shadi Ghadirian
#12 Qajar. Shadi Ghadirian

#19 Qajar. Shadi Ghadirian
#19 Qajar. Shadi Ghadirian

 Estoutra serie de fotografías amosa siluetas de mulleres baixo un chador, onde a face feminina é substituída por un obxecto do fogar para reflexionar sobre a vida cotiá das mulleres, pero tamén sobre a identificación destas con eses obxectos e cunha vida que xira arredor deles. Non só critica a vestimenta, senón a universalización da muller-obxecto, vista como vista.

"Like EveryDay", Shadi Gharidian.
“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.
"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.
“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.
"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.
“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.

"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.
“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.
"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.
“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.
"Like EveryDay", Shadi Ghadirian.
“Like EveryDay”, Shadi Ghadirian.



21/04/14

Cornetto México

Desas publicidades emocionantes que se contan cos dedos dunha man



Pero hai máis:





Vía

O pequeno señor Paul


Teño que lle dar as grazas a Helena por agasallarme esta xoia que eu descoñecía: O pequeno señor Paul é de Martín Baltscheit e está  ilustrado por Ulf K, publicado por Xerais no 2008. O libro é sobre todo unha cura: imposible non debuxarmos un sorriso mentres o lemos e imposible desdebuxalo ao rematalo. Un pequeno señor que medra entre libros ensínanos como estes poden salvar de días aburridos e solitarios: a lectura rescátanos da mediocridade. Pero acontecen moitas cousas: o señor Paul perde o riso e procurarao ata topalo. Ui, o señor Paul ten un día pesado... como facelo máis lixeiro? O señor Paul quere ir de vacacións pero gasta todos os cartos en libros... como pode facer (e a min por que isto resúltame coñecido?)
Todo isto e máis poderedes atopalo no libro, calquera cousa que poidades maxinar. E fóra complexos do absurdo!!!

Cando o pequeno señor Paul era un señor Paul aínda máis pequeno, vivía nun mundo cheo de libros. A casa dos seus pais estaba de arriba abaixo chea de libros. Había libros no salón, libros no soto, mesmo no faiado había libros en andeis.Poderíase pensar que a familia Paul vivía realmente nunha Biblioteca. Mesmo algúns dos mobles eran libros.Había tallos feitos de libros, unha butaca de libros, e co atlas enorme do avó fixeran unha mesa.Dependendo da páxina por que estivese aberto, a familia podía almorzar en América, cear en África ou tomar o café na Lúa..."

Sen pelos

Máis publicidade para que a muller siga a ser un obxecto fermoso que debe estar impecable para admiración, respeto e amor dos demais. Desta volta, claro, hai que depilarse. Si ou si.


vía

20/04/14

14 anos non son nada

A catro minutos pode reducirse a vida dunha moza de catorce anos. Isto é o que nos demostra este fermoso vídeo timelapse:

Vía

El oscuro invierno

Non sei como cheguei ata este libro. Claro, non sorprende ao ser novela negra. O certo é que o lin nunha soa tarde. El oscuro invierno de David Mark está publicado por Siruela e consegue o que toda boa novela negra: atrapar o lector. E non debo ser eu soa a que opina isto, xa que foi unha das novelas máis vendidas no Reino Unido. A súa receita: unha linguaxe chea de frases curtas e moitos diálogos. E un detective tenro: un novo detective que engadir á xa longa listaxe: Aector McAvoy. Un home corpulento, de trato difícil, obsesionado e totalmente amoroso. E legal. Moi, moi legal. (Iso case semella ben raro nestes mundos que vivimos)
“ Un tipo grande, de pecho fuerte y ancho, con el abrigo cruzado a la moda. Bien parecido, pese a su pelo rebelde y su oronda cara de granjero. Debe medir más de uno noventa, pero en sus movimientos, en sus gestos, hay una delicadeza que sugiere que le asusta su propio tamaño; como si constantemente temiera romper todo lo que es más frágil que él. Por su acento solo es capaz de precisar que es pijo y escocés”.
Como primeira entrega non está mal. A ver que pasa coas seguintes. Por suposto, non é unha novela redonda nin está á altura dos grandes do xénero (nin comparación con Ian Rankin, Jo Nesbo ou algúns outros), pero estase deixando querer. A min, recoñezo, gustoume este detective grandote que ama á súa familia con loucura e que ve os defectos do departamento de  policía, porque nada hai perfecto. Logo, falla en lugares comúns e perspectivas un tanto atrapalladas. Pero haberá que lle dar unha oportunidade!

Non á violencia contra as mulleres (CCCLVIII)

19/04/14

Pan con sabor a kétchup

 Curta realizada no Colexio  Santa Marina’, de Magán (vila de 3.000 habitantes preto de Toledo). Vía El País.


Lulú. Mujer desnuda



Encantoume este cómic. A verdade, tíñame moi boa pinta ao velo, pero gustoume aínda máis do que agardaba. Étienne Davodeau é o autor de Lulú. Mujer desnuda que publica La Cúpula. Non procuredes unha histoira fóra do común, máis ben ao contrario, estamos ante unha historia sinxela: o enfrontamento cotiá á realidade dunha muller que nun momento dado decide que non pode máis. E busca unha vida diferentes por uns días nos que tan só quere encontrarse a si mesma, saber quen é, que pinta nesta vida, se pode ser feliz ou non. E lendo o cómic veremos un filme onde todos os personaxes xiran arredor da decisión da protagonista: o porqué de todo, o comezo, o final. Ao mesmo tempo, o cómic é intimista, xa que nos fala do conflito interior no que a protagonista vive mergullada, asolagando canda ela a familia e amizades. Eu creo que sobre todo destaca a sensiblidade coa que se trata o tema, a familia, as relacións sexuais... xente normal que vive normal, que padece, que sofre, que ri. Xente normal que quere saber quen é. E nesa aventura cambiará de forma de ser, de sentir, de vivir. Ademais, hai sorpresas!




Ler ilustrado

Sempre recollo ilustracións lectoras dun blogue que visito cada día, Pinzellades al món, pero hoxe  pola contra estas veñen da Revista Babar, que inaugura unha nova sección onde amosar ilustracións. Asi que... a gozar!


Federico Delicado
Federico Delicado
Hans de Beer
Hans de Beer: Little Polar Bear

Vía

18/04/14

La luz es como el agua

Adeus a un dos grandes entre os grandes, a quen non lin, senón devorei, a quen me fixo lectora contumaz unha e mil veces.

 

Un conto de Gabriel García Márquez :


"Yo creo que todavía no es demasiado tarde para construir una utopía que nos permita compartir la tierra"

Premio Nobel:


Viendo llover en Galicia:

Mi muy viejo amigo, el pintor poeta y novelista Héctor Rojas Herazo -a quien no veía desde hacía mucho tiempo- debió sufrir un estremecimiento de compasión cuando me vio en Madrid abrumado por un tumulto de fotógrafos, periodistas y solicitantes de autógrafos, y se acercó para decirme en voz baja: "Recuerda que de vez en cuando debes ser amable contigo mismo". En efecto, fiel a mi determinación de complacer todas las demandas sin tomar en cuenta mi propia fatiga, hacía ya varios meses -quizá varios años- en que no me ofrecía a mí mismo un regalo merecido. De modo que decidí regalarme en la realidad uno de mis sueños más antiguos: conocer Galicia.Alguien a quien le gusta comer no puede pensar en Galicia sin pensar antes que en cualquier otra cosa en los placeres de su cocina. "La nostalgia empieza por la comida", dijo el che Guevara, tal vez añorando los asados astronómicos de su tierra argentina, mientras se hablaba de asuntos de guerra en las noches de hombres solos en la sierra Maestra. También para mí la nostalgia de Galicia había empezado por la comida, antes de que hubiera conocido la tierra. El caso es que mi abuela, en la casa grande de Aracataca, donde conocí mis primeros fantasmas, tenía el exquisito oficio de panadera, y lo practicaba aun cuando ya estaba vieja y a punto de quedarse ciega, hasta que una crecida del río le desbarató el horno y nadie en la casa tuvo ánimos para reconstruirlo. Pero la vocación de la abuela era tan definida, que cuando no pudo hacer panes siguió haciendo jamones. Unos jamones deliciosos, que, sin embargo, no nos gustaban a los niños -porque a los niños no les gustan las novedades de los adultos-, pero el sabor de la primera prueba se me quedó grabado para siempre en la memoria del paladar. No volví a encontrarlo jamás en ninguno de los muchos y diversos jamones que comí después en mis años buenos y en mis años malos, hasta que probé por casualidad -40 años después, en Barcelona- una rebanada inocente de lacón. Todo el alborozo, todas las incertidumbres y toda la soledad de la infancia me volvieron de pronto en ese sabor, que era el inconfundible de los lacones de la abuela. De aquella experiencia surgió mi interés de descifrar su ascendencia, y buscando la suya encontré la mía en los verdes frenéticos de mayo hasta el mar y las lluvias feraces y los vientos eternos de los campos de Galicia. Sólo entonces entendí de dónde había sacado la abuela aquella credulidad que le permitía vivir en un mundo sobrenatural donde todo era posible, donde las explicaciones racionales carecían por completo de validez, y entendí de dónde le venía la pasión de cocinar para alimentar a los forasteros y su costumbre de cantar todo el día. "Hay que hacer carne y pescado porque no se sabe qué le gusta a los que vengan a almorzar", solía decir cuando oía el silbato del tren. Murió muy vieja, ciega, y con el sentido de la realidad trastornado por completo, hasta el punto de que hablaba de sus recuerdos más antiguos como si estuvieran ocurriendo en el instante, y conversaba con los muertos que había conocido vivos en su juventud remota. Le contaba estas cosas a un amigo gallego la semana pasada, en Santiago de Compostela, y él me dijo: "Entonces tu abuela era gallega, sin ninguna duda, porque estaba loca". En realidad, todos los gallegos que conozco, y los que vi ahora sin tiempo para conocerlos, me parecen nacidos bajo el signo de Piscis.
No sé de dónde viene la vergüenza de ser turista. A muchos amigos, en pleno frenesí turístico, les he oído decir que no quieren mezclarse con los turistas, sin darse cuenta de que, aunque no se mezclen, ellos son tan turistas como los otros. Yo, cuando voy a conocer algún lugar sin disponer de mucho tiempo para ir más a fondo, asumo sin pudor mi condición de turista. Me gusta inscribirme en esas excursiones rápidas, en las que los guías explican todo lo que se ve por las ventanas del autobús, a la derecha y a la izquierda, señores y señoras, entre otras cosas porque así sé de una vez todo lo que no hay que ver después, cuando salgo solo a conocer el lugar por mis propios medios. Sin embargo, Santiago de Compostelano da tiempo para tantos pormenores: la ciudad se impone de inmediato, completa y para siempre, como si se hubiera nacido en ella. Siempre he creído, y lo sigo creyendo, que no hay en el mundo una plaza más bella que la de Siena. La única que me ha hecho dudar es la de Santiago de Compostela, por su equilibrio y su aire juvenil, que no permite pensar en su edad venerable, sino que parece construida el día anterior por alguien que hubiera perdido el sentido del tiempo. Tal vez esta impresión no tenga su origen en la plaza misma, sino en el hecho de estar -como toda la ciudad, hasta en sus últimos rincones- incorporada hasta el alma a la vida cotidiana de hoy. Es una ciudad viva, tomada por una muchedumbre de estudiantes alegres y bulliciosos, que no le dan ni una sola tregua para envejecer. En los muros intactos, la vegetación se abre paso por entre las grietas, en una lucha implacable por sobrevivir al olvido, y uno se encuentra a cada paso, como la cosa más natural del mundo, con el milagro de las piedras florecidas.
Llovió durante tres días, pero no de un modo inclemente, sino con intempestivos espacios de un sol radiante. Sin embargo, los amigos gallegos no parecían ver esas pausas doradas, sino que a cada instante nos daban excusas por la lluvia. Tal vez ni siquiera ellos eran conscientes de que Galicía sin lluvia hubiera sido una desilusión, porque el suyo es un país mítico -mucho más de lo que los propios gallegos se lo imaginan-, y en los países míticos nunca sale el sol. "Si hubieran venido la semana pasada, habrían encontrado un tiempo estupendo", nos decían, avergonzados. "Este tiempo no corresponde a la estación", insistían, sin acordarse de Valle-Inclán, de Rosalía de Castro, de los poetas gallegos de siempre, en cuyos libros llueve desde el principio de la creación y sopla un viento interminable, que es tal vez el que siembra ese germen lunático que hace distintos y amorosos a tantos gallegos.
Llovía en la ciudad, llovía en los campos intensos, llovía en el paraíso lacustre de la ría de Arosa y en la ría de Vigo, y en su puente, llovía en la plaza, impávida y casi irreal, de Cambados, y hasta en la isla de la Toja, donde hay un hotel de otro mundo y otro tiempo, que parece esperar a que escampe, a que cese el viento y resplandezca el sol para empezar a vivir. Andábamos por entre esta lluvia como por un estado de gracia, comiendo a puñados los únicos mariscos vivos que quedan en este mundo devastado, comiendo unos pescados que siguen siendo peces en el plato y unas ensaladas que seguían creciendo en la mesa, y sabíamos que todo aquello estaba allí por virtud de la lluvia, que nunca acaba de caer. Hace ahora muchos años, en un restaurante de Barcelona, le oí hablar de la comida de Galicia al escritor Álvaro Cunqueiro, y sus descripciones eran tan deslumbrantes que me parecieron delirios de gallego. Desde que tengo memoria les he oído hablar de Galicia a los gallegos de América, y siempre pensé que sus recuerdos estaban deformados por los espejismos de la nostalgia. Hoy me acuerdo de mis 72 horas en Galicia y me pregunto si todo aquello era verdad, o si es que yo mismo he empezado a ser víctima de los mismos desvaríos de mi abuela. Entre gallegos -ya lo sabemos- nunca se sabe.



Amigos


A última xenialidade de Eric Carle chámase Amigos e está publicada por Kókinos. Un libro que fala de amizade, unha amizade perdida polo propio autor e que lle serve de inspiración para crear este álbum. Unha historia chea de cor e orixinalidade, de ledicia infantil e de tristura adulta por sabermos que a realidade é outra. Pero o libro tamén nos leva a reflexionar sobre o valor da Amizade, esa que se conserva a pesar da distancia, do silencio prolongado, da ausencia temporal. E esta reflexión baséase na expresividade da cor que sempre atrae a Carle.


Neste blog utilizamos as imaxes con finalidade educativa. Se algunha delas estivera suxeita a dereitos de autor, rogamos que vos poñades en contacto connosco para retirala de inmediato.